¿Por qué enseñar sobre el Holocausto?

Es esencial considerar la mejor manera de abordar el estudio del Holocausto para que sea significativo y relevante para los estudiantes teniendo en cuenta sus contextos nacionales. El presente capítulo está destinado a proporcionar ayuda a los responsables políticos, directores de escuelas, educadores y otros actores educativos para formular los fundamentos para la enseñanza y el aprendizaje sobre el Holocausto compartiendo una variedad de objetivos que el estudio del Holocausto puede abordar. Este aspecto es especialmente relevante para los Estados miembros de IHRA que se han comprometido con la enseñanza y el aprendizaje del Holocausto en sus respectivos países.

Descargue el documento completo de las Recomendaciones de la IHRA para la enseñanza y el aprendizaje sobre el Holocausto aquí

La enseñanza y el aprendizaje del Holocausto ofrecen una oportunidad esencial para fomentar el pensamiento crítico, la conciencia social y el crecimiento personal. El Holocausto, un acontecimiento decisivo para la historia del mundo, trascendió fronteras, afectó a todos los segmentos de la sociedad y ocurrió en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. Décadas después, las sociedades continúan lidiando con la memoria y la historia del Holocausto, en la trama de los desafíos contemporáneos. Entre ellos encontramos el antisemitismo y la xenofobia persistentes, los genocidios que se están cometiendo en el mundo, la actual crisis de refugiados y las amenazas contra las normas y valores democráticos. Esto es particularmente relevante en lo que respecta al ascenso de regímenes de corte autoritario, así como de corte populista o movimientos extremos dentro de las democracias (liberales).

Lea más sobre las Recomendaciones para la enseñanza y el aprendizaje sobre el Holocausto.

Los educadores en ámbitos formales (como colegios) e informales (como museos u otras entidades similares) pueden involucrar a los alumnos a través del abordaje histórico fundamentado en los hechos en un contexto interdisciplinar. Si bien el Holocausto fue un acontecimiento único en el lugar y en el tiempo, fue un acontecimiento humano que suscita cuestiones complejas: sobre la responsabilidad individual y colectiva, el significado de la ciudadanía activa, y sobre las estructuras y normas sociales que pueden volverse peligrosas contra grupos determinados y la sociedad en su conjunto.

Lea otros extractos de las Recomendaciones aquí:  

 

ARGUMENTOS PRINCIPALES PARA LA ENSEÑANZA DEL HOLOCAUSTO

 

A woman looks at a presentation, black and white
Photograph by Luis Paredes.

 

  • El Holocausto fue un intento sin precedentes de asesinar a todos los judíos europeos y, por consiguiente, extinguir su cultura; así, desafió fundamentalmente la esencia de los valores humanos.
  • El estudio del Holocausto revela que los genocidios son más un proceso que se puede confrontar e incluso detener, que un acontecimiento espontáneo e inevitable. El Holocausto ha demostrado cómo una nación puede hacer uso de sus estructuras burocráticas, procesos y conocimientos técnicos, a la vez que capta a numerosos sectores de la sociedad para implementar políticas a lo largo del tiempo que van, desde la exclusión y discriminación hasta el genocidio.
  • Un análisis de la historia del Holocausto puede ilustrar la influencia de los factores históricos, sociales, religiosos, políticos y económicos en la erosión y desintegración de los valores democráticos y los Derechos Humanos. Este estudio puede fomentar el desarrollo por parte de los alumnos de un entendimiento de los mecanismos y procesos que conducen a los genocidios, así como generar una reflexión sobre la importancia del Estado de Derecho y las instituciones democráticas. Esto permite a los alumnos identificar las circunstancias que pueden amenazar o erosionar estas estructuras, y reflexionar sobre su propio papel y responsabilidad en la salvaguardia de estos principios, con el objetivo de prevenir las violaciones de Derechos Humanos que pueden súbitamente devenir en atrocidades masivas.
  • La enseñanza y el aprendizaje del Holocausto son una oportunidad para el análisis de las decisiones y acciones tomadas (o no tomadas) por una variedad de personas en un incipiente periodo de crisis. Esto debe actuar como un recordatorio de que las decisiones tienen consecuencias, independientemente de la complejidad de la situación en la que se tomen. El Holocausto involucró a un gran número de individuos, instituciones, organizaciones, y agencias gubernamentales a escala local, nacional, regional y global. El análisis de las acciones realizadas o no realizadas en diferentes niveles durante el Holocausto suscita cuestiones complejas sobre la forma en la que los individuos y grupos respondieron a los eventos del Holocausto. Independientemente de si el enfoque se centra en los cálculos políticos de las naciones o en las preocupaciones cotidianas de los individuos (incluidos el miedo, la presión social, la avaricia o la indiferencia, entre otras), es evidente que las dinámicas que se percibían como familiares y corrientes condujeron a resultados extraordinarios.
  • La enseñanza y el aprendizaje del Holocausto pueden ofrecer a los alumnos una forma más crítica de interpretar y evaluar manifestaciones y representaciones culturales de este acontecimiento y, de ese modo, minimizar el riesgo de manipulación. En numerosos países, el Holocausto se ha convertido en un tema o motivo comúnmente reflejado tanto en la cultura popular como en el discurso político, a menudo a través de la representación en los medios de comunicación. La enseñanza y el aprendizaje del Holocausto pueden ayudar a los alumnos a identificar la distorsión e inexactitud cuando se utiliza el Holocausto como un recurso retórico al servicio de agendas sociales, políticas y morales.
  • El estudio del antisemitismo en el contexto de la ideología nazi evidencia las diferentes manifestaciones y ramificaciones de prejuicios, estereotipos, xenofobia y racismo. El antisemitismo ha persistido tras el Holocausto y existen evidencias que demuestran que se encuentra en aumento. La enseñanza y el aprendizaje del Holocausto generan un espacio en el que examinar la historia y la evolución del antisemitismo, un factor esencial que hizo posible esta atrocidad. El análisis de las diferentes herramientas utilizadas para promover el antisemitismo y el odio, incluidos los discursos, la propaganda, la manipulación de los medios de comunicación y la violencia contra grupos determinados, permiten a los alumnos entender los mecanismos utilizados para dividir a las comunidades.
  • Del mismo modo, la enseñanza y el aprendizaje del Holocausto permiten a los alumnos fomentar la conmemoración de las víctimas, que se ha convertido en una práctica cultural en numerosos países. Como parte del plan de estudios, los alumnos pueden participar en días y eventos de conmemoración, tanto locales como internacionales. La conmemoración no debe remplazar al aprendizaje, ya que el estudio del Holocausto es esencial para adquirir los conocimientos necesarios, entender la importancia de los eventos actuales de conmemoración y continuar con esta práctica cultural en el futuro. Asimismo, la conmemoración también puede fomentar que los participantes se comprometan con la tarea emocional que se encuentra integrada en el estudio de la delicada y traumática historia, creando así un espacio para la reflexión filosófica, religiosa o política, que a menudo es difícil incluir en el plan de estudios.